La versión simplificada

En una primera aproximación, no se incluyen los flujos con otros países (exportaciones e importaciones), ni un tercer agente: el Estado o sector público (impuestos, servicios públicos).

Los flujos, que se muestran en el Gráfico 1, son los siguientes:

  • las empresas contratan personas (el factor trabajo), que forman los hogares o familias [3]; también requieren recursos naturales y capital, que en teoría son propiedad de las familias; estos son los factores de la producción;
  • las empresas producen bienes y servicios que venden a los integrantes de los hogares, obteniendo así los recursos monetarios para financiar sus operaciones y generar utilidades;
  • las familias obtienen el dinero necesario para comprar los bienes y servicios de los pagos que les realizan las empresas por concepto de remuneraciones y otras rentas.

FlujoC1Entre las empresas y los hogares se producen dos tipos de flujos: uno monetario (dinero) y otro real (bienes y servicios). El flujo real ha existido siempre; en cambio, el flujo monetario es propio y preponderante en las economías capitalistas o de "libre mercado".

La lección que deja este modelo es que la supervivencia de los seres humanos tiene directa relación con las compras de bienes fabricados por las empresas (mercancías) que deben pagar con las rentas recibidas por la fuerza de trabajo que le venden a las empresas.

Pero, no es este un buen modelo para describir cualquier otro sistema económico. En el caso, por ejemplo, de los pueblos originarios andinos y en otras economías tribales no existía el dinero, en ninguna de sus formas, como tampoco existían empresas, que perseguían maximizar sus utilidades. Comparativamente tenían una tecnología de menor potencial que la actual (era la que necesitaban), sin embargo la economía funcionaba, atendía las necesidades vitales de sus comunidades y además realizaron las “obras públicas” que son conocidas y admiradas (como es el caso del sistema de regadío en el estado inca).

Ya que el modelo del flujo circular asume que las empresas producen mercancías [3] para el consumo de los hogares y que el trabajo asalariado es una condición necesaria para la eficacia de la economía, resulta razonable esperar que las empresas generen algo así como pleno empleo y que las remuneraciones cubran totalmente los gastos en bienes y servicios de las familias. Pero está muy lejos de ser realidad, ni siquiera en las economías desarrolladas.

La creciente presencia de “personas en situación de calle”, los cupones de alimentos o la alimentación que se proporcionan en las escuelas son una muestra evidente que la economía no funciona como indica el modelo del flujo circular.

 


3. En este escrito los conceptos "hogar" y "familia" se utilizan como sinónimos para identificar a una unidad doméstica situada en un barrio o territorio, potencialmente integrada a una comunidad que se desenvuelve en un medio ambiente o nicho ecológico particular. En la realidad son conceptos diferentes: por ejemplo, un hogar puede estar integrado por personas que no son familiares pero comparten una vivienda.


Pagina previa: Flujo circular de la economía
Pagina siguiente: Versión ampliada