El artículo 5° de la actual Constitución declara:

La soberanía reside esencialmente en la Nación. Su ejercicio se realiza por el pueblo a través del plebiscito y de elecciones periódicas y, también, por las autoridades que esta Constitución establece. Ningún sector del pueblo ni individuo alguno puede atribuirse su ejercicio.

Tal como está redactado, pueblo --que es el soberano-- solamente actúa a través del plebiscito y de las elecciones; de aquí que, en los hechos, la soberanía la ejercen las autoridades que la propia Constitución define.

¡Curiosa situación: la nación, o sea el pueblo soberano, delega su soberanía en autoridades sin haberlo deliberado y acordado, ya que se limita a votar sí o no, a un texto preparado por unos pocos!

Desde 1833 en Chile las Constituciones han sido redactadas por las autoridades (por si mismas o mediante comisiones), que se han delegado a si mismas la soberanía. De aquí la relevancia de la Convención Constituyente y la enorme importancia de definir cómo se debe realizar el ejercicio de la soberanía.

En el texto actual, el uso del termino “esencialmente” quiere decir “en esencia” --o sea en abstracto— el pueblo es soberano, pero en la práctica no lo es y debe conformase con emitir su voto para elegir a sus representantes.

Y así se han cumplido los designios de don Eduardo Matte Pérez (1846 - 1902) abogado, político miembro del Partido Liberal, diputado, senador y ministro de los gobiernos de Balmaceda y Jorge Montt:

... nosotros, los dueños de la tierra y el capital, somos los dueños de Chile. El resto, las masas, no importan.

Según el diccionario de la Real Academia Española nación equivale a “pueblo soberano” y la describe como un conjunto de personas que habitan un territorio y comparten una idioma, una cultura, una historia o una etnia que los une. 

Al decir del historiador Gabriel Salazar, la soberanía es voluntad colectiva lograda mediante un proceso de deliberación. De esta manera una definición clave para un Nueva Constitución es si el ejercicio de la soberanía corresponde a los individuos (mediante el voto) o a las comunidades que agrupan familias u hogares a través de un mecanismo de deliberación.

Los pueblos originarios tienen las opciones claras: son comunidades desde sus orígenes. Esta propuesta se sustenta en darle prioridad a las comunidades deliberantes en lugar de individuos que emiten un voto periódicamente.

Esta es una decisión de primera importancia, que deberá adoptar la Convención Constituyente.


 

No hay comentarios

Añadir comentario

Encerrando entre asteriscos convierte el texto en negrita (*palabra*), el subrayado es hecho así: _palabra_.
Smilies normales como :-) y ;-) son convertidos en imágenes.

Para prevenir un ataque spam en los comentarios por parte de bots, por favor ingresa la cadena que ves en la imagen mostrada más abajo en la apropiada caja de texto. Tu comentario será aceptado sólo si ambas cadenas son iguales. Por favor, asegúrate que tu navegador soporta y acepta cookies, o tu comentario no podrá ser verificado correctamente.
CAPTCHA